Para ser sincera, creo que nunca antes había tenido conciencia del papel que juegan los vicepresidentes del país, hasta en este Gobierno. No por alguna razón ideológica o partidaria, sino porque creo que la juventud y la ignorancia me jugaron la mala pasada de asociar, exclusivamente, gobierno con presidente y ministros.

Dicho lo anterior, les cuento que la semana pasada estuve con la segunda Vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón. Una mujer, al menos en apariencia, demasiado políticamente correcta pero en el fondo exquisitamente irreverente.

Ana Helena, por mucho, ha sido uno de los rostros más conocidos de las luchas por los derechos de las minorías. Diría yo que, además, ha tenido la virtud de reconocer que las luchas sociales no necesariamente son partidarias. Anteriormente fue Viceministra de Seguridad en el gobierno de Abel Pacheco y diputada por el PUSC del 2006 al 2010.

Hoy día es una de las figuras de Gobierno más fuertes, donde, junto a su equipo, desempeñó un pap...